Hosting Gratis Unlugar.com
Hosting - Registro .Com - Hosting Gratis - Barrio Privado - Mail List - Clasificados Gratis
Promo Hosting Unlugar.com
 

 

 

 

    

 

 

  El emperador y las semillas de flores  

 

 

 

 

Principal
Contenido
Elegir a un psicólogo
El costo de la terapia
Orientación Vocacional
Terapia Sistémica
Métodos terapéuticos
La personalidad
Cuentos para el alma
Espacios
Novedades
Libro de visitas
Links
Autoestima
Nuestros Disfraces
El Divorcio
Estres
Mal de amores
Adicción a las personas
Depresion
Nuestras limitaciones
Anorexia
Bulimia
Fobias
Comienzar la escuela
Hiperkinesia
Ser tu misma
Reflexiones
Leyendas de San Valentín
Historias de Navidad
Mis Banners
Buscador

 

 

 

 

 

Escríbenos !!!

 

 

 

 

En un remoto reino, hace muchos años, la guerra había desangrado el país y la última batalla acabó con la vida del emperador. La población quería una vida de paz y exigió al Consejo del Reino, que elevaran al Trono a alguien verdaderamente amante de la vida.
En el Consejo estuvieron pensando y pensando ¿cómo hacer esta selección tan delicada? Decidieron convocar al pueblo para que seleccionaran una persona joven y de buena salud, que consideraran la mejor para ocupar el Trono.
A los pocos días, cientos de jóvenes fueron llegando al palacio real. En un pueblito lejano de las montañas se encontraba Isabel, una joven pastora que ese pueblo había seleccionado. Isabel, a punto de partir, dijo a sus padres:
-Yo no quiero ser la futura emperatriz, ¿qué haré yo como emperatriz?
-Hija, nuestro pueblo cree que tú nos conducirás a una vida de paz -respondió su madre-. Pero la decisión, de ir o no ir, la tienes que tomar tú.
Y así lo hizo. Ya que Isabel amaba mucho a la gente, decidió aceptar el pedido de su pueblo y viajar a la corte. Entonces emprendió un largo y peligroso viaje, atravesando ríos y bosques, hasta que llegó al palacio real. Una vez allí, no se encontró sola. Estaban ya miles de muchachos y muchachas de todo el reino, reunidos en el gran Salón del Trono.
El Consejo del Reino les dio la bienvenida y su portavoz les dijo:
- Cada cual va a recibir una semilla. La plantará y la cuidará con su propia mano en la tierra de su pueblo natal, y cuando venga la primavera, nos reuniremos de nuevo aquí, cada cual con su planta crecida en una maceta. Quien tenga la planta con la flor más hermosa, será quien ocupe el Trono.
Muchachos y muchachas formaron filas ante cada integrante del Consejo, que fue repartiendo a cada cual la semilla que tenía que plantar. Isabel tomó su semilla y con mucho cuidado se la guardó y emprendió el camino de vuelta a casa.
Una vez en su pueblo, Isabel plantó la semilla en una maceta con la mejor tierra de sus montañas y la regó. Los días pasaban, pero en esa maceta nada aparecía. La regó y esperó, pero los meses pasaban y nada sucedía allí. Añadió nueva tierra, la abonó y regó, la cambió de lugar, le cantó y animó, pero nada. No brotaba nada. Isabel ya no sabía qué más hacer, y la semilla no respondía.
Cuando por fin llegó la primavera, ella sabía que era hora de realizar de nuevo el largo viaje hacia el palacio real. Pero también sabía que no valía la pena ir, porque de su maceta no había brotado ni una sola flor. Por una parte, se alegraba, porque ella no tenía deseos de cambiar su vida sencilla por la de una Emperatriz. Pero estaba a la vez con pena porque temía dejar en mal lugar a su pueblo natal. Decidió consultar a su pueblo, mostrándole su maceta:
- Querido pueblo, la vez pasada acepté su nombramiento por el amor y respeto que les tengo, para dar a conocer todo lo bello y bueno que el país tiene en ustedes y en estas hermosas tierras. Y fui a palacio, a pesar de que no quería cambiar mi vida entre ustedes por la vida de Emperatriz. Pero esta vez ¿qué sentido tiene ir? Vean mi maceta: no tiene ni siquiera una flor. Si voy, les dejaré en mal lugar.

El pueblo inmediatamente hizo corrillos para discutir entre ellos qué responder a Isabel. Luego empezaron a expresar sus conclusiones:
- No tengas vergüenza en ir, querida Isabel. Nuestro pueblo nunca ha pretendido ser mejor que otro. Sólo somos un pueblo hermano de otros pueblos que quiere compartir con ellos su búsqueda de paz, no quedarse al margen - dijo una anciana.
- Debes ir, Isabel. El cielo querrá que sigas viviendo en nuestra aldea, pero faltar a la cita nos dejaría en peor lugar que llegar con la maceta sin florecer -dijo Fernando, un adolescente que sentía un gran cariño por Isabel. En todo caso, la decisión es tuya.
La mayoría respaldó estas conclusiones e Isabel se pasó la noche reflexionando. Al amanecer, decidió coger la maceta e ir a la cita en el palacio.
¡Qué maravillosa escena había cuando llegó al gran Salón del Trono! Los muchachos y muchachas estaban otra vez allí, frente al Consejo del Reino, pero ahora con sus macetas repletas de hermosas flores. Si una flor era bella, la otra aún lo era más.
El Consejo se desplazó por el salón para examinar las macetas, una a una, y tomar su decisión. Cada integrante iba alabando a los muchachos y muchachas que saludaba, por las hermosas flores de sus macetas. Así pasaron horas y horas en ese gran salón resplandeciente de flores y de la emoción de los corazones juveniles con la expectativa del trono.
Isabel casi ni se veía entre todos, triste porque su maceta no estaba florida. Las consejeras y consejeros iban terminando su recorrido y se reunían para conversar entre sí.
Uno de los sabios llegó al final de su recorrido a divisar la maceta de Isabel, quien cabizbaja, ni le vio regresar en silencio a reunirse con los demás. Seguía con los ojos bajos cuando el sabio regresó de nuevo, esta vez seguido de todo el Consejo, y le dijo:
- Amada niña, tú vas a ser nuestra Emperatriz.
Isabel levantó la vista para ver a quién habían elegido y vio que el Consejo en pleno la rodeaba a ella, y en sus rostros brillaban sonrisas de afecto y dicha.
Pero, si mi maceta no ha florecido, y el Consejo dijo que el Trono lo ocuparía quien tuviera la flor más hermosa - dijo suavemente Isabel.
Así fue, como dices -respondió el sabio -. Pero todas las semillas que repartimos estaban tostadas y ninguna podía florecer. Queríamos asegurarnos que el Trono lo ocupara una persona honesta, y por tu honestidad el reino te necesita como Emperatriz.


José María García Ríos  (del cuento "El emperador y las semillas de las flores"

 

Cuentos de Jorge Bucay ] Caminos con corazón ] Situaciones Críticas ] ¿Cómo pasar de un cuarto a otro? ] [ El emperador y las semillas de flores ] La casa de los mil espejos ] El guerrero de la luz ] Sobre los hijos ] El lobo y el perro ] Aprender a pararse ] Sobre la pareja ] Parábola Sufí ] Réquiem para la adolescencia ] El loco ] La pareja ideal ] El amor ] Aprendizaje ] El pato y la serpiente ] Ahuyentar a los fantasmas ] La mansedumbre ] El pequeño pez ] Ya vendieron el piano ] El camino del tigre ] Cuando un ser querido fallece ]

 

 

 

Principal ] Contenido ] Elegir a un psicólogo ] El costo de la terapia ] Orientación Vocacional ] Terapia Sistémica ] Métodos terapéuticos ] La personalidad ] Cuentos para el alma ] Espacios ] Novedades ] Libro de visitas ] Links ] Autoestima ] Nuestros Disfraces ] El Divorcio ] Estres ] Mal de amores ] Adicción a las personas ] Depresion ] Nuestras limitaciones ] Anorexia ] Bulimia ] Fobias ] Comienzar la escuela ] Hiperkinesia ] Ser tu misma ] Reflexiones ] Leyendas de San Valentín ] Historias de Navidad ] Mis Banners ] Buscador ]

 

El administrador del sitio no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los autores. Espacio dedicado a la Salud Mental, de carácter independiente, pluralista, profesional y de opinión que promueve la actividad “psi” sin fines de lucro.